Simulador de los Mejores 10 Préstamos Online en Efectivo

Calculá tu Cuota en 3 Segundos

5 Diferencias Claves entre un Préstamo Personal y una Tarjeta de Crédito. ¿Qué es lo Mejor?

    En nuestro país son dos las opciones recomendables de las que disponemos al momento de acceder a financiación, hablamos de los préstamos personales y de las tarjetas de crédito, herramientas que en un principio parecen brindar la misma respuesta, ya que, ambas alternativas otorgan liquidez a quienes las utilicen ayudando a que estos puedan resolver gastos concretos sean los mismos inesperados o planificados. Sin embargo, existen diferencias claves entre ambas opciones que hacen que el uso de la tarjeta de crédito sea mejor en ciertas situaciones mientras que la solicitud de un préstamo personal sea preferible en otras ocasiones. Hoy veremos cuáles son esas diferencias y cuando es mejor utilizar cada una.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito y los préstamos personales?

    Para comprender las diferencias entre las tarjetas de crédito y los préstamos personales es importante entender sus funcionamientos, puesto que, mientras que con las tarjetas de crédito es establece un convenio entre el cliente y la entidad en el cual esta fija un cupo máximo de crédito a partir de la evaluación financiera que realiza sobre el cliente para que este pueda realizar compras hasta ese límite,  financiándolas en una o más cuotas según su elección, en los préstamos personales el solicitante accede a una suma especifica de dinero que tendrá que devolver en un plazo determinado.

     Como vemos, en ambos casos se obtiene liquidez para afrontar un gasto, sin embargo, por características particulares podemos decir que existen 5 diferencias claves entre un préstamo personal y una tarjeta de crédito:

    1. Los importes y plazos.

    En relación a este tema es posible decir que los importes que se pueden obtener a través de la contratación de un préstamo personal son mucho más elevados que los que puede llegar a otorgar una tarjeta de crédito, además, los plazos establecidos para la devolución del dinero suelen ser más extensos para los préstamos personales que para las compras con tarjetas de crédito, siendo estos, dos de los motivos por los cuales es mejor contratar un crédito para realizar gastos significantes. Por su parte, es más conveniente optar por la tarjeta de crédito cuando los gastos son menores y no comprometen las finanzas personales. Con respecto a los plazos, tanto en una tarjeta de crédito como un préstamo personal lo recomendable es optar por el menor plazo posible para que de este modo los costos de financiación sean más bajos.

    2. La facilidad de acceso.

    En este tema, la ventaja es para las tarjetas de crédito, ya que, debido a que estas otorgan montos menores que los préstamos personales, piden menos requisitos para el acceso. En ambos casos, la entidad en cuestión realizará una evaluación de riesgos para saber cuál es la capacidad de endeudamiento del cliente, siendo más detallada la que se realiza en el caso de los préstamos personales. Además, para la solicitud de un préstamo será requisito la presentación de garantías como avales o bienes que garanticen el pago en caso de que el cliente incumpla. Dada esta diferencia, resulta más veloz tramitar una tarjeta de crédito que préstamo personal. Un consejo útil en caso de querer obtener una tarjeta de crédito, es tramitarla en un banco del que ya se es cliente, pues, la comprobación será mucho mas rápida.

    3. El costo financiero.

    Lo que se gana en flexibilidad y velocidad para la aprobación con las tarjetas de crédito se pierde en relación a los costos de financiación, pues, estos son más elevados que en los préstamos personales. Los intereses fijados para una compra en doce cuotas con una tarjeta de crédito son ampliamente superiores a los que en proporción se establecen para un préstamo personal el cual, a su vez, dispone de tasas fijas por la totalidad del dinero prestado. Por su lado, con las tarjetas de crédito se pagan dos tipos de intereses, los que se cobran por el dinero que se utilizó y los que se cobran por la ventaja de tener disponible el resto del cupo para utilizarlo cuando se desee.  A su vez, en la actualidad las tarjetas de crédito vienen a acompañadas por seguros asociados y en muchos casos comisiones de mantenimiento, aunque no se utilicen.





    Se sabe que es posible retirar dinero en efectivo de un cajero con una tarjeta de crédito, hecho que muestra serias desventajas ante el acceso a efectivo mediante un préstamo personal debido a que los intereses para los retiros con tarjetas son de los más altos del mercado, por lo que, en estos casos el costo de financiación será ampliamente superior al de los préstamos personales.

    4. La Inmediatez.

    Los gastos que las personas deben afrontar no siempre son planeados, por lo tanto, en muchas ocasiones se busca la financiación más rápida posible debido a que se tiene que hacer frente a un suceso imprevisto como puede ser por ejemplo solventar los gastos por reparación ante la avería de un automóvil. En esos casos, lo mejor es que si ya se cuenta con una tarjeta de crédito se opte por la misma, pues, para utilizarla solo se deberá tener el cupo liberado y no será necesaria una autorización previa. Como ya dijimos, un préstamo personal requiere de otros tiempos para su aprobación, ya que, los procesos de evaluaciones son más complejos que los realizado por las tarjetas de crédito.

     5. La forma de devolver el dinero.

    En el caso de los préstamos personales, lo más común es que se llegue a un acuerdo entre el cliente y la entidad con respecto al plazo fijado para la devolución del dinero. En base a esto, la entidad hará un cálculo del monto de la cuota que se deberá abonar mensualmente. Las tarjetas de crédito disponen de dos opciones a la hora de devolver el dinero prestado, por un lado, es posible abonar a fin de mes o al inicio del mes siguiente juntando todas las compras hechas en un mes para pagarlas en su totalidad en una fecha concreta. Con esta metodología no se pagan intereses. Por otro lado, el cliente puede optar por un abono aplazado, es decir, que se establece un monto fijo a pagar mensualmente que no cubre la totalidad de la deuda. El monto que se va devolviendo a la entidad se suma nuevamente al saldo disponible de la tarjeta de crédito.

Conclusión: ¿Qué es lo mejor entre la tarjeta de crédito y el préstamo personal?

    Luego de haber enumerado las 5 diferencias claves entre una tarjeta de crédito y un préstamo personal, podemos concluir que la mejor opción dependerá de la situación particular de cada persona, de igual modo, podemos aconsejar que, si por ejemplo surge un gasto por una compra no planificada y se está por cobrar el sueldo pronto, lo recomendable será optar por la tarjeta de crédito. Ahora bien, si la intención es hacer una compra de un valor importante, o la situación económica que se atraviesa es complicada, la alternativa recomendable será recurrir a un préstamo personal.

    Si decide optar por un préstamo personal, le resultará útil nuestro cotizador de créditos web, una práctica herramienta con la que podrá comparar las ofertas de instituciones prestigiosas como lo son Santander Río, Itaú, Macro, entre otras.

Video Crédito

Dejanos tus preguntas o comentarios

Mapa

Preguntas y Respuestas

¿Qué pasa si no pago la cuota de la tarjeta de crédito?
Si no abona la cuota de la tarjeta de crédito deberá cada vez más dinero, ya que, la entidad empezará a cobrarle intereses de morosidad que son realmente altos. Si continua sin abonar, su nombre comenzará a aparecer en el Veraz como deudor y sus posibilidades de acceder a otras herramientas de financiación en un futuro se verán notablemente reducidas.
¿Qué banco ofrece la tasa más baja para un crédito de 50.000 a devolver en 12 meses?
La tasa dependerá de la institución en la que se tramite el crédito y de la evaluación que haga la compañía, de igual modo, podemos adelantar que en la actualidad algunas compañías de préstamos online como lo son Afluenta o Cash Online están ofreciendo, para préstamos de estas características, tasas considerablemente menores a las establecidas por los bancos tradicionales.
¿Mejor un crédito o un préstamo para pagar un pasaje de avión?
En estas situaciones es bueno indagar acerca de si la tarjeta de crédito de la que dispone tiene promociones para la compra de pasajes de avión en cuotas sin interés, de ser así, la tarjeta de crédito resultará ser una buena opción.

Deja tu calificacion sobre 5 Diferencias Claves entre un Préstamo Personal y una Tarjeta de Crédito. ¿Qué es lo Mejor?

(4,67) / 3 Calificaciones

Calificación: 4
Comentário: Agoté el límite de mi tarjeta de crédito, por eso voy a averiguar por un préstamo.
Calificación: 5
Comentário: A veces prefiero usar la tarjeta porque tiene promociones en ciertos comercios.
Calificación: 5
Comentário: Me gustan más los préstamos porque tienen una cuota fija que no puede aumentar por nuevos consumos como en la tarjeta de crédito.

Simulador de los Mejores 10 Préstamos Online en Efectivo